Keylor Navas repitió como titular en nuevo triunfo del Real Madrid

 

 

 

Keylor Navas repitió como titular en nuevo triunfo del Real Madrid

 

Keylor Navas dio otro golpe sobre la mesa en su lucha por la titularidad en la portería del Real Madrid. El tico volvió a ser titular este domingo en el marco merengue en el triunfo por 1-4 ante el Girona.

 

Pese al gol recibido (en el que no tuvo culpa), presentó dos paradas de mucho nivel y volvió a demostrar a Lopetegui sus cualidades para seguir en la titularidad.

 

 

Fue un choque que, como el año pasado, se le complicó en Montilivi pero que esta vez sacaron adelante con dos penaltis, una contra de Gareth Bale y el doblete de Benzema que pusieron a los blancos al frente de la tabla.

 

El cuadro de la capital volvió a sufrir, como el año pasado, pero Julen Lopetegui sacó la segunda victoria en dos partidos en una gran reacción. Un golazo de Borja García puso en ventaja a un Girona que con Eusebio Sacristán mantiene los mimbres de equipo serio y disciplinado.

 

Los locales lo vieron claro, explotando la espalda de Marcelo y con una defensa férrea que no concedía ante la falta de ritmo del rival. Dos penaltis sobre Asensio, al borde del descanso y en la reanudación, sacaron al Madrid del apuro y obligaron a arriesgar a un Girona sentenciado en el espacio que dejó a su espalda.

 

El campeón de Europa no cayó en la trampa del año pasado, la que le descolgó de una liga que terminó sin pena ni gloria. No había ese peligro con tan solo dos jornadas, pero el Madrid hizo los deberes para alimentar el proyecto de Lopetegui, tocado en su nacimiento por la derrota en la Supercopa de Europa, alzados al liderato.

 

Después de la plácida victoria ante el Getafe, los seis puntos blancos se sumaron en exigencia de un campo que se vistió de gala dispuesto a repetir la historia. El Madrid buscó protegerse en la posesión y el trabajo colectivo que quiere el técnico vasco, pero sin ritmo ni precisión excesivos, el Girona tuvo mucho peligro.

 

Portu encontró el pasillo de Marcelo y, después de que Isco perdonara, Borja García fusiló la meta de un Navas de nuevo titular con Courtois en el banquillo. 

 

El desajuste defensivo volvió a ser un problema para el Madrid, pero supo reaccionar por medio de Isco para generar la ocasión que trajo el penalti de Muniesa sobre Asensio.

 

No había aparecido el balear hasta ese momento. Ramos, a lo panenka, puso el empate que mandó al descanso. El Girona no cambió su plan pero el Madrid creció en la reanudación, ajustando mejor atrás y encontrando más a Bale y, sobre todo, a Isco. En las asistencias de Marcelo también encontró petróleo el Madrid.

 

El brasileño, con su aportación ofensiva más destacada que la defensiva, se la puso a Bale pero paró Bono, y después a Asensio, objeto de otro penalti infantil esta vez de Pons. Benzema se quedó con el balón y firmó la remontada (1-2) que obligó al Girona a arriesgar. Algo que no tardó en aprovechar el Madrid.

 

Con espacios apareció la carrera de Bale y el pase medido de Isco, para terminar con las aspiraciones locales. Aún Borja García obligó de nuevo a Navas, en una diferencia de pegada que Benzema hizo aún más grande con su doblete, en conexión con el galés. Goles para crecer y empezar a olvidar a Cristiano Ronaldo.