La Coalición Universitaria anunció este lunes que está abierta a participar en el diálogo nacional que se prevé comience el próximo miércoles con la mediación de la Iglesia para poner fin a la crisis que atraviesa Nicaragua, pero exigió al Gobierno el cese de la represión para tomar parte del mismo.

"No hemos dicho que no queremos el diálogo, sí estamos anuentes al diálogo, pero seguimos exigiendo que haya paz, que haya justicia. En este preciso momento no están todas las condiciones dadas, pero estamos trabajando para conseguirlas", dijo Víctor Cuadras, uno de los portavoces de la coalición universitaria.

La Coalición Universitaria agrupa a los tres principales movimientos estudiantiles que son la cara más visible de las protestas, que han encontrado apoyo en numerosos sectores de la sociedad nicaragüense y que han dejado entre 54 y los 65 muertos, según organizaciones humanitarias.

El presidente de la Conferencia Episcopal, Leopoldo Brenes, estableció este lunes que el próximo miércoles a las 10 horas locales dará inicio la mesa de diálogo nacional para poner fin a la crisis de Nicaragua.

Este mismo lunes, los estudiantes universitarios denunciaron que en la madrugada al menos seis de ellos resultaron heridos de bala en un nuevo enfrentamiento con agentes de la Policía Nacional que junto con simpatizantes sandinistas atacaron a los jóvenes atrincherados en la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli).

Cuadras anunció este lunes que se encuentran reunidos "todos los actores claves para tratar de consensuar ideas y ver de qué forma se consigue" un acuerdo para sentarse en la mesa de diálogo.

"Queremos el diálogo. Es la mejor solución que existe. Es la única salida en este momento y es lo que queremos. Estamos trabajando para conseguir paz y justicia", sostuvo.

Brenes reiteró este lunes que la Iglesia actuará mediadora y testigo en el diálogo nacional, y manifestó que "la Iglesia no tiene soluciones para todas las cuestiones particulares".

Pero la Iglesia "junto con las diversas fuerzas sociales, acompaña las propuestas que mejor respondan a la dignidad de la persona humana y al bien común", afirmó el prelado, y mostró su esperanza en que durante el desarrollo de la mesa se aborde la institucionalidad del país.

La mesa de diálogo nacional que se prevé inicie el próximo miércoles tendrá como actores principales al Gobierno y a una representación del sector privado, la sociedad civil y los estudiantes, con la Conferencia Episcopal como mediadora.

El Gobierno de Nicaragua autorizó este lunes a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a realizar una visita de trabajo para observar la situación en el país, uno de los principales requerimientos que habían solicitado los obispos al Gobierno para poder convocar el diálogo.

El pasado viernes, la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) condicionó la convocatoria de la mesa de diálogo nacional al cumplimiento de una serie de "premisas ineludibles" por parte del Ejecutivo de Daniel Ortega.

Entre esas condiciones, la Iglesia instó al Gobierno a permitir en el menor tiempo posible el ingreso de la CIDH, la supresión de los cuerpos paramilitares, el cese inmediato de la represión y el ofrecimiento por parte del Ejecutivo de "signos creíbles de su voluntad de diálogo y paz".

Nicaragua atraviesa una crisis que cumple este lunes 27 días con una cifra de muertos que oscila entre los 54 y los 65, según las organizaciones humanitarias, y con más de 500 heridos, más de 200 por impacto de bala.

ESTADO DEL TIEMPO

Go to top