Entre protestas y celebraciones se abre embajada de EE. UU.

Inauguración de sede diplomática en Jerusalén despierta críticas.

Los soldados israelíes mataron a 55 palestinos ayer en la frontera con la Franja de Gaza tras disturbios y manifestaciones contra la inauguración de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén, que cumplió una de las promesas más controvertidas del presidente Donald Trump.

Esta fue la jornada más mortífera del conflicto israelo-palestino desde la guerra de 2014 en la Franja de Gaza.

 

La dirigencia palestina denunció “una masacre” mientras el primer ministro, Benjamin Netanyahu, defendió el uso de la fuerza.

Los hechos de ayer provocaron preocupación en la comunidad internacional en un contexto de fuertes tensiones.

EE.UU. bloqueó ayer la adopción de un comunicado del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para pedir una investigación independiente sobre los enfrentamientos y que condena también los disparos israelíes que provocaron la muerte de civiles.

Diferentes países del mundo condenaron ayer el traslado de la embajada de Estados Unidos y la ola de violencia que se desató en la Franja de Gaza. Turquía y Sudáfrica llamaron a consultas a sus embajadores en Israel. Países como Rusia e Irán criticaron el traslado, mientras la Unión Europea (UE) y la ONU se centraron en condenar la violencia.

Mientras los funcionarios estadounidenses e israelíes celebraban un momento “histórico” y la fortaleza de su alianza en los terrenos de la nueva embajada en Jerusalén, decenas de miles de palestinos protestaban a pocos kilómetros de distancia, en la Franja de Gaza bloqueada.

 

Los más atrevidos, arriesgando sus vidas, enfrentaron los disparos de soldados israelíes arrojando piedras e intentando forzar el fuerte dispositivo de seguridad en la zona. Según el Ministerio de Salud en Gaza, 55 palestinos murieron por disparos israelíes en la frontera con Israel, y alrededor de 2 mil 800 resultaron heridos.

 

Por su parte, Israel acusó a la organización radical Hamas, que gobierna Gaza, de aprovechar las protestas para cometer atentados. El Ejército israelí denunció una “violencia sin precedentes” en las protestas y aseguró que tres células terroristas intentaron atacar a los soldados. La aviación israelí también atacó puestos de Hamas en el norte de la Franja, según su versión, en respuesta a supuestos disparos contra sus soldados.

“Hoy inauguramos oficialmente la embajada de Estados Unidos en Jerusalén. ¡Felicitaciones!”, dijo el presidente Donald Trump en un mensaje de video retransmitido durante la ceremonia ante unos 800 invitados en el edificio del barrio de Arnona, que funcionaba hasta ahora como consulado del país. La sede, sin embargo, no es definitiva.

 

Benjamin Netanyahu agradeció a Trump por trasladar la embajada de Tel Aviv a Jerusalén, “Presidente Trump, al reconocer la historia, ha hecho historia”. “No tenemos mejores amigos en el mundo”, dijo durante la ceremonia, en la que EE. UU. estuvo representado por su secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y la hija del presidente, Ivanka Trump, junto con su esposo y asesor del mandatario, Jared Kushner. La decisión rompe con décadas de diplomacia estadounidense y de consenso internacional.

 

Denuncias

 

Por su parte, el presidente palestino, Mahmud Abbas, llamó a tres días de luto y a una huelga general hoy por las muertes, al tiempo que reiteró su condena por el traslado de la embajada.

 

La Autoridad Palestina acusó a Israel de cometer una “horrible masacre” en la frontera de Gaza con ese país y pidió “una intervención internacional inmediata para frenar” esta ofensiva, “cometida por las fuerzas israelíes de ocupación”.

El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, afirmó que el traslado de la legación diplomática desde Tel Aviv supone “un infame acto hostil contra el derecho internacional y contra el pueblo de Palestina, que coloca a Estados Unidos del lado de la potencia ocupante, Israel”.

ESTADO DEL TIEMPO

Go to top