Aprobación de la ley NICA aumenta presión sobre Daniel Ortega

 

 

 

Aprobación de la ley NICA aumenta presión sobre Daniel Ortega

 

 

La normativa busca condicionar los préstamos que el gobierno nicaragüense pida a instituciones financieras internacionales a la aprobación de Estados Unidos.

 

 

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó la NICA Act, una ley que busca limitar el acceso de Nicaragua a préstamos internacionales, un duro golpe para la economía que aumenta las presiones sobre el gobierno de Daniel Ortega.

 

 

 

Con la aprobación el martes por la Cámara de Representantes, la ley conocida como NICA (Ley de Inversión y Condicionalidad de Nicaragua) concluye un largo tránsito por el Congreso estadounidense, con algunas enmiendas, y queda lista para que sea firmada por el presidente estadounidense, Donald Trump.

 

 

La ley busca condicionar los préstamos que el gobierno nicaragüense pida a instituciones financieras internacionales a la aprobación de Estados Unidos.

 

 

El otro componente de la NICA se refiere a las sanciones a personas vinculadas directamente con el gobierno y que han participado en violaciones de derechos humanos o en abusos de autoridad, explicó a la AFP Manuel Orozco, experto del centro de análisis Diálogo Interamericano.

 

 

Según el FMI, la economía nicaragüense sufrirá una contracción del 4% en 2018 después de haber registrado un crecimiento de 4,9% en 2017.

 

 

“El objetivo de la presión internacional es que el gobierno se siente a negociar”, estimó Orozco, quien explicó que las sanciones muchas veces tienen impactos diferidos.

 

 

Las protestas antigubernamentales, que han dejado 320 muertos según grupos humanitarios, y 198 según las autoridades, se iniciaron el 18 de abril contra una fallida reforma al seguro social, y evolucionaron hacia un movimiento para pedir la salida de Ortega, un exguerrillero a quien sus críticos acusan de instalar una dictadura junto con su esposa Rosario Murillo.

 

 

La congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen, impulsora de la iniciativa, indicó que con la aprobación “el Congreso dio un salto adelante para responsabilizar a Ortega y sus títeres por los abusos cometidos”.

 

 

Para Ros-Lehtinen, la primera cubana-estadounidense elegida al Congreso, “Estados Unidos ha respondido al llamado del pueblo nicaragüense y continuará haciéndolo en apoyo de las necesarias reformas electorales y de derechos humanos”.

 

 

La congresista había explicado hace semanas que el objetivo de fondo de la ley es que ninguna nación sea “cómplice en permitir que Ortega use dinero internacional para subsidiar sus tácticas represivas”.

 

 

“La aprobación de la NICA Act muestra que el Congreso de Estados Unidos no se va a quedar de brazos cruzados mientras el régimen de Ortega continúa su campaña dictatorial de ejecuciones extrajudiciales y de represión contra el pueblo de Nicaragua”, dijo el senador demócrata Bob Menéndez.