“Cartilla Moral” de AMLO: qué es el libro que distribuye el gobierno de México

 

 

“Cartilla Moral” de AMLO: qué es el libro que distribuye el gobierno de México

 

 

Hace un año, cuando Andrés Manuel López Obrador (AMLO) emprendió su tercera campaña por la presidencia de México, se declaró “auspiciante” de una “nueva corriente de pensamiento”.

 

 

Al aceptar la candidatura presidencial del Partido Encuentro Social (PES), formación de centro-derecha cuyo lema es “transformar a México desde la familia y los valores”, el político expresó su intención de buscar la creación de una “constitución moral” para su país.

 

 

 

Dijo ante miembros del PES que serviría “para promover un paradigma moral del amor a la familia, al prójimo, a la naturaleza y a la patria”.

 

 

 

Y este fin de semana, un mes y medio después de asumir la presidencia, AMLO materializó aquella idea a través de un decálogo llamado “Cartilla Moral” que espera repartir, de inicio, entre 8,5 millones de personas beneficiarias de programas sociales.

 

 

 

Se trata de un documento cuyo objetivo es “moralizar la vida pública de México”, según dijo en su reunión con adultos mayores que recibirán dinero del gobierno.

 

 

 

“Precisamente por eso hoy va a empezar a distribuirse esta Cartilla Moral, porque tenemos que fortalecer los valores culturales, morales, espirituales; no sólo lograr el bienestar material, sino también el bienestar del alma”, añadió.

 

 

La publicación de 30 páginas es una adaptación de un ensayo del mismo título, “Cartilla Moral”, escrito por el filósofo mexicano Alfonso Reyes (1889-1959) hace 75 años.

 

 

 

La adaptación del gobierno de AMLO es la que hizo el crítico literario José Luis Martínez -uno de los más destacados discípulos de Reyes- y es distribuida con ilustraciones de figuras de la historia de México y algunos símbolos patrios.

 

 

AMLO dice en la introducción que esa guía moral se trata de una herramienta para los mexicanos ante la “decadencia” que vive el país producto de la corrupción, la falta de oportunidades y la pérdida de valores.

 

 

Para el analista Carlos Sepúlveda, a pesar de la buena intención, se trata de un documento que “en México nadie va a leer”.

 

 

 

“Es muy bueno intentar lograr que la gente actúe en todos los ámbitos con apego a la ética, al civismo”, dice Sepúlveda a BBC Mundo.

 

“El documento en realidad no tiene ningún sentido práctico. Tiene un sentido informativo que busca instruir a muchas personas en materias de civismo y de cultura. Pero yo creo que no va a influir en nada”, considera.

 

 

 

Otros comentaristas califican el documento como un intento de adoctrinamiento religioso y hasta una amenaza al Estado laico.