Daniel Ortega arrecia persecución contra los medios de comunicación que lo desafían

 

 

 

 

Daniel Ortega arrecia persecución contra los medios de comunicación que lo desafían

 

Pastora, quien también tiene la nacionalidad hondureña, inentaba viajar por negocios a EE. UU. cuando se enteró de que había una orden de retención en su contra y que no podía salir del país, según publicó este miércoles La Prensa. 

 

El lunes último, un emisario del oficialismo, Óscar Ortiz, se presentó a las instalaciones de Canal 10 diciendo que era el nuevo jefe y que de allí en adelante sólo se transmitirían temas sociales y nada de coberturas políticas, pero fue rechazado por todos los periodistas de la sede. 

 

 

Como represalias, el gobierno orteguista no sólo instruyó la orden de retención de Pastora, sino también una investigación financiera del canal y el envío de un contingente de antimotines que rodeó las instalaciones. 

 

 

Francisco Palmieri, subsecretario adjunto para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de los EE. UU. condenó el hecho intimidatorio e instó a garantizar una prensa libre para los nicaragüenses, según el matutino. 

 

 

El hecho se suma a otros sucesos del oficialismo contra los medios de comunicación. En abril último, medios locales de Nicaragua reportaron la muerte del periodista Ángel Gahona en el municipio de Bluefields, en la costa Caribe de ese país, quien fue baleado mientras transmitía una protesta. 

 

En ese mismo mes, unos 15 periodistas de medios leales al gobierno orteguista renunciaron a sus puestos de trabajo, como protesta a que los estaban obligando a no informar sobre los hechos violentos que estaban aconteciendo en esos momentos. 

 

 

"Crecí en el seno de una familia sandinista, que vivió en carne propia la Revolución. Crecí escuchando historias de líderes que luchaban por el honor de su patria, historias que inspiraron mi vida, que forjaron mis valores y mis principios. Crecí creyendo en los ideales de una Nicaragua Unida. Pero esos líderes que un día admiré, hoy me defraudan. Y no sólo a mí sino al pueblo que depositó su confianza en ellos", dijo entonces Stefanía Alemán, presentadora del noticiero Crónica TN8, Canal 8, citada por La Prensa. 

 

El 16 último, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y Reporteros Sin Fronteras (RSF), en un comunicado, demandaron al gobierno de Daniel Ortega frenar la violencia contra periodistas y familiares, además, que se investiguen y sancionen las agresiones. 

 

 

“Las prácticas de agresión en contra de periodistas independientes, se ha manifestado en amenazas, persecución, intimidación y campañas de difamación, en especial en casos que involucran a periodistas del interior del país, entre cuyos casos graves se destacan la explosión contra las instalaciones y trabajadores de Radio Darío en la ciudad de León y el asesinato del periodista Ángel Eduardo Gahona en la localidad de Bluefields”, resaltaron las entidades en el texto. 

 

 

La represión orteguista no cesa. El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) reportó este miércoles la existencia de al menos 320 "presos políticos" en Nicaragua, más del doble de lo que se estimaba hasta ahora.