El balance de muertos en el terremoto y tsunami en Indonesia sube a 832 personas

 

 

 

El balance de muertos en el terremoto y tsunami en Indonesia sube a 832 personas

 

“Hay 832 muertos”, anunció este domingo el portavoz de la agencia de gestión de catástrofes, Sutopo Purwo Nugroho. El nuevo balance duplica casi el anterior, de 420 muertos. 

 

“Hay 832 muertos”, anunció este domingo el portavoz de la agencia de gestión de catástrofes, Sutopo Purwo Nugroho. El nuevo balance duplica casi el anterior, de 420 muertos.

 

 

“El número de fallecidos seguirá aumentando", señaló el portavoz. “Hoy comenzarán los entierros masivos de las víctimas, para evitar que se propaguen enfermedades”, añadió.

 

 

“Es muy duro”, contó Risa Kusuma, una madre de 35 años que mecía a su niño afectado por fiebre en un centro para refugiados de Palu.

 

 

“La ambulancia trae nuevos cadáveres cada minuto”, “no hay mucha agua y se saquean las tiendas en todas partes”, manifestó.

 

 

Mayoría de víctimas

 

 

La mayoría de las víctimas se registraron en Palu, una ciudad con 350 mil habitantes en la costa occidental de la isla de Célebes, según la agencia de gestión de desastres. Pero las autoridades y las oenegés se preocupan también por la situación en la región de Donggala, más al norte.

 

El director del programa de Save The Children, Tom Howells, informó que la cuestión del acceso a las zonas afectadas es un "gran problema" que dificulta los rescates.

 

 

“Las organizaciones de ayuda y las autoridades locales se esfuerzan por alcanzar varias comunidades alrededor de Donggala, donde se prevé que habrá grandes daños materiales y posibles pérdidas de vidas humanas a gran escala”, explicó Howells.

 

Hospitales hacinados

 

 

Los hospitales no daban abasto con la llegada de víctimas y muchos heridos tenían que ser atendidos al aire libre. Algunos establecimientos quedaron además deteriorados a raíz del terremoto. Aviones cargados de material y de comida aterrizaron en el aeropuerto de la ciudad.

 

 

“Solo tengo un hijo y está desaparecido”, dijo a la AFP Baharuddin, un residente de Palu de 52 años, parado sobre un piso cubierto de sangre. “Hablé con él por última vez antes de que se fuera a la escuela por la mañana”, recordó.

 

La agencia de gestión de desastres estimó que había 71 extranjeros en Palu cuando ocurrió el terremoto, y la mayoría están a salvo.

 

Los socorristas buscan sobrevivientes entre los escombros de un hotel, que podía albergar a un máximo de 150 personas, y un centro comercial que se derrumbó con el sismo.

 

 

“Hemos logrado sacar a una mujer viva del hotel Roa-Roa la noche pasada”, indicó a la AFP Muhamad Syaugi, el jefe de los servicios de emergencia. “Y hemos oído a gente que pedía ayuda”, expresó.

 

El presidente indonesio, Joko Widodo, llegó este domingo a Palu. “Les pido (...) que se preparen para trabajar día y noche y proceder a la evacuación”, dijo ante las tropas desplegadas en la zona para ayudar en la búsqueda de supervivientes.

 

 

El sismo de magnitud 7.5 que sacudió la isla de Célebes el viernes pasado y la posterior ola de 1.5 metros que rompió contra la costa dejaron en Palu automóviles destrozados, edificios en ruinas, árboles arrancados y postes eléctricos caídos.

 

Muchos habitantes de la ciudad durmieron en campos de fútbol o en refugios improvisados, construidos con bambú, por temor a las réplicas del terremoto.

 

 

Buscan comida 

 

 

Tras la catástrofe, la gente busca sobre todo comida y un lugar donde cobijarse. Numerosas personas formaban largas filas de espera para obtener agua potable o fideos instantáneos.

 

El terremoto fue más potente que los temblores que dejaron más de 500 muertos y unos 1 mil 500 heridos en la isla indonesia de Lombok en agosto.

 

Indonesia, un archipiélago de 17 mil islas e islotes que se encuentra en el Cinturón de Fuego del Pacífico, es uno de los países del mundo más propensos a sufrir desastres naturales.

 

 

El 26 de diciembre de 2004, Indonesia sufrió una serie de devastadores terremotos, uno de ellos de magnitud 9.1 en la isla de Sumatra. Ese temblor provocó un gran tsunami que causó la muerte de 220 mil personas en la región, 168 mil de ellas en Indonesia