El mapa y las imágenes que muestran cómo es el muro que ya existe en la frontera entre México y EE. UU.

 

 

 

El mapa y las imágenes que muestran cómo es el muro que ya existe en la frontera entre México y EE. UU.

 

 

Pero los legisladores demócratas se niegan, lo que ha generado duros intercambios con el presidente, quien ayer mismo abandonó una reunión con líderes demócratas sobre el tema tras solo 14 minutos.

 

 

Trump viajó este jueves a Texas para defender desde allí sus argumentos sobre la necesidad del muro.

 

 

Sin embargo, lo que quizás no sea tan conocido es el hecho de que ya hay más de mil kilómetros de muros, vallas y barreras fronterizas cuya construcción comenzó hace décadas y cuyo alcance puede verse de forma gráfica en el mapa que encabeza esta nota.

 

 

Lo que ya existe

 

 

Desde la década de los 90, y a lo largo de diferentes gobiernos republicanos y demócratas, se ha estado instalando “infraestructura táctica fronteriza” -como se denomina en un informe del Servicio de Investigación del Congreso- que ya atraviesa una tercera parte de los tres mil 142 km de frontera entre ambos países.

 

 

Esta infraestructura incluye obstáculos vehiculares, vallas y alambrado para evitar el paso peatonal, carreteras de vigilancia, puestos de control y otras instalaciones para “impedir actividad ilícita a través de la frontera”.

 

 

No todo es una barrera continua. Hay partes que cruzan desierto, zonas agrícolas, una combinación de obstáculos en torno a pueblos y ciudades, y mayor refuerzo en los puestos fronterizos autorizados.

 

Incluso hay vallas que se adentran en el océano Pacífico, autorizadas en 1996 por el entonces Servicio de Inmigración y Naturalización, a través de un acta para separar las áreas urbanas de San Diego en EE. UU. y Tijuana en México.

 

La valla, de materiales resistentes al agua y óxido, dividen la playa y se adentran unos 100 metros en el mar.

 

 

Esa acta también ordenó la construcción de una triple vaya a lo largo de un segmento de 22 kilómetros cerca de San Diego.

 

 

El sistema de dobles y triples vallas se fue extendiendo con posteriores iniciativas, particularmente el Acta de Valla Segura de 2006, hasta completar lo que hoy son más de 550 kilómetros en diferentes sectores.

 

 

Esta valla, que restringe el tráfico peatonal y vehicular, está construida de diferentes materiales y toma varias formas.

 

 

Pueden ser paredes de metal corrugado, algunas de concreto y otras hechas de postes o barras verticales de entre 5.5 y 9.1 metros de altura empotradas en cemento a intervalos cortos.

 

 

También hay mallas de alambre, algunas reforzadas con alambre de púas superpuestas.

 

 

A lo largo de casi 500 km hay cercas vehiculares. Estas consisten de bloques en cruz de unos 2.5 metros.

 

 

 

Sin embargo, sólo impiden el paso de vehículos y pueden ser negociadas fácilmente por migrantes que van a pie.

 

 

El presidente Trump insiste en la necesidad de un muro -inicialmente de acero sólido que ahora ha modificado a que se pueda ver a través de éste- a lo largo de los tres mil 142 km de frontera.

 

 

Pero este pasaría por el río Bravo/Grande, desiertos, montañas y humedales que, de por sí, son áreas muy riesgosas para el cruce de indocumentados además de presentar dificultades técnicas de construcción y amenazas contra el medio ambiente.

 

 

De todas formas, toda la frontera ha sido reforzada con vigilancia que incluye cámaras, sensores de movimiento, drones y cientos de patrullas.