México lidera modelo migratorio ante crisis

 

 

 

México lidera modelo migratorio ante crisis

 

 

El gobierno de López Obrador aspira a ser una referencia migratoria a nivel mundial pese al poco apoyo de Estados Unidos.

 

 

México, el país más afectado por la crisis humanitaria que vive Centroamérica, encara un cambio radical en su enfoque migratorio. El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador prepara medidas para gestionar el flujo de los centroamericanos que atraviesan cada año el país. “México es el primer país del mundo que ajusta sus políticas migratorias al pacto de la ONU”, afirmó su canciller, Marcelo Ebrard. Se refería al pacto migratorio adoptado en Marraquech. Sin embargo, su optimismo se enfrenta al recelo de EE. UU.

 

 

Entre las medidas destinadas a los países de origen, México pondrá en marcha un paquete de obras públicas en su frontera sur, en la zona de Chiapas, Oaxaca y Yucatán a los que destinará US$25 millardos y varios proyectos empresariales público-privados en Guatemala, El Salvador y Honduras.

 

 

Entre otros cambios, durante el tránsito, se dejan atrás las políticas carcelarias y de criminalización de la emigración y, según anunció el equipo de López Obrador, los centros de detención serán lugares de descanso e información. También se reforma el Instituto Nacional de Migración, el organismo “más corrupto de México”, según Alejandro Encinas, el subsecretario de Derechos Humanos, Migración y Población. Además, se agilizará la solicitud de permisos de residencia y se prepara una legalización masiva para los sin papeles.

 

 

La policía de fronteras estadounidense detuvo a casi 400 mil personas el año pasado; solo en los últimos dos meses ha detenido a más de cien mil.

 

 

Además, en los últimos cuatro años aumentó un 1.100 por ciento la cifra de solicitudes de asilo y refugio, que actualmente es de 26 mil personas. “México no está preparado para recibir todo el flujo migratorio”, señala Eunice Rendón, coordinadora de Agenda Migrante. ”Falta invertir y trabajar mucho en el personal, los albergues, las oficinas y conocer las necesidades de esta nueva realidad”, agregó.

 

 

Por su parte, ayer el comisionado del servicio de vigilancia de fronteras de Estados Unidos (CBP), Kevin K. McAleenan, dijo que la agencia es incapaz de gestionar la llegada de miles de personas y que sus recintos fueron construidos hace décadas pensados para albergar a hombres que cruzaban solos la frontera. Según Seguridad Interior (DHS), un 60 por ciento de las personas que cruzan la frontera sin papeles son niños o familias, un cambio para el cual las instalaciones no están preparadas.

 

 

ACUERDAN ACCIONES

 

 

En el marco de la instalación de la Comisión de Niñez Migrante y Solicitante de Refugio, el Gobierno de México implementó ayer un plan de atención inmediata a al menos 377 niños y adolescentes que aún permanecen en las estaciones migratorias. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos explicó que es necesario evitar que la niñez y la adolescencia migrante permanezca en estaciones migratorias y pidió un plan de restitución de sus derechos.

 

 

“Las miles de deportaciones que se hacen cada día no sirven de nada porque vuelven a cruzar”.

 

 

Salvador Lacruz, coordinador del Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova para la defensa de los migrantes en Tapachula.