Ola de frío ártico en EE. UU.: cómo es trabajar en la calle durante el vórtice polar

 

 

 

Ola de frío ártico en EE. UU.: cómo es trabajar en la calle durante el vórtice polar

 

 

Las temperaturas se han desplomado en el medio oeste y noreste de Estados Unidos a medida que el llamado “vórtice polar” empuja aire ártico hacia el territorio de este país.

 

 

Como consecuencia, partes de estados como Dakota del Norte experimentaron sensaciones térmicas de hasta -54ºC esta semana.

 

 

Además, decenas de escuelas y empresas cerraron y varios estados se declararon en emergencia.

 

 

Mientras que muchos estadounidenses intentan resguardarse del frío extremo en casa, otros deben salir a trabajar.

 

 

La BBC habló con algunos de los que deben presentarse a su trabajo así esté todo congelado alrededor de ellos.

 

 

“Frío incomprensible”

 

 

Brett Thicke es supervisor de obras públicas de la ciudad de Richfield, Wisconsin, en el norte de EE. UU.

 

 

“No hay nada con lo que pueda compararlo”, dice Thicke. “Trato de pensar en el mayor frío que he experimentado y lo multiplico por 10. Es un frío incomprensible”.

 

“Estamos a cerca de -45ºC en Richfield hoy”, cuenta. “Con el poco de vello facial que tengo, apenas salgo parece que cada folículo se pone en tensión, aunque esté completamente cubierto”.

 

 

“Tus ojos comienzan a lagrimear a causa del viento cortante y casi instantáneamente comienzan a congelarse en los bordes y las pestañas”, describe.

 

 

“Incluso con múltiples capas térmicas, el frío atraviesa las botas de trabajo”, lamenta.

 

 

“Hoy solo pudimos retirar las capas de nieve durante aproximadamente tres horas porque el fluido hidráulico del quitanieves comenzó a congelarse”, detalla Brett. “En todos mis años, nunca había visto que esto sucediera antes”.

 

 

“Trabaja duro para mantenerte caliente” Jim Garde repara tuberías de agua en Madison, Wisconsin, desde hace 16 años.

 

 

“Tienes que estar moviéndote constantemente, si no te da mucho frío. Tienes que trabajar duro para mantenerte caliente”, señala.

 

 

Lo que le preocupa a Jim son las condiciones de las autopistas heladas. “Esperas que los conductores tengan en cuenta tu seguridad, pero igual te preocupa que pierdan el control. La ciudad nos brinda chaquetas de alta visibilidad”, cuenta.

 

 

Descongelando un avión

 

 

Si bien varios aeropuertos en EE. UU. han cancelado sus vuelos debido a las bajas temperaturas, algunos están desafiando las duras condiciones para mantener a las personas en circulación.

 

 

El Aeropuerto Internacional de Columbus, en Ohio, compartió un video que muestra a un empleado descongelando un avión en una pista: La temperatura en Columbus bajó a -18ºC.

 

“Emocionante”

 

Sarah McMullen trabaja en un hospital en Indianápolis, Indiana, donde se pronostica que el frío llegará a -23ºC.

 

“El personal de emergencia y otro personal del hospital, como yo, debemos venir a trabajar, incluso cuando los viajes están restringidos”, le dice a la BBC.

 

“Tengo mantas en el auto, una bolsa de dormir, y varias capas de ropa preparadas para usar durante los 20 minutos aproximadamente que paso afuera”, indica.

 

 

Sarah es parte del equipo que recibe en la entrada del hospital a los pacientes que llegan en ambulancia.

 

“Las emergencias médicas ocurren sin importar el clima, así que tenemos que estar aquí para asegurarnos de que las personas reciban tratamiento”, comenta.

 

 

“A veces no es un proceso corto, así que tenemos que ser creativos para mantenernos calientes a nosotros y a los pacientes”, sostiene.

 

Sarah reconoce que el frío es un “reto”, pero también cree que es un poco “emocionante ver qué tan frío se pone”.

 

 

“Cuanto más frío, mejor”

 

 

No todos están preocupados por el frío. Dave Giacomin está encantado de que la temperatura haya bajado.

 

 

Giacomin es escalador de hielo y dirige un negocio que prepara a las personas para el montañismo a gran altura.

 

 

“Actualmente me estoy preparando para una gran escalada en el monte Katahdin, en el Parque Nacional Baxter, Maine (en el noreste de EE. UU.)”, dice Dave. “Este clima frío es genial para mí. ¡Cuanto más frío, mejor!”.

 

 

Dave está acostumbrado al frío extremo y asegura que esta temporada es bastante “suave” para él: “todo es relativo”.

 

Dave sabe que la mayoría de las personas no quiere salir mientras hace tanto frío. “La gente me dice que estoy loco. Pero los veo sentados en el sofá y pienso que ellos son los locos. ¡Estoy afuera viviendo mi vida, aunque haga frío!”.