Suspenden diálogo en Nicaragua entre acusaciones de golpe de Estado y nuevos enfrentamientos

 

 

Suspenden diálogo en Nicaragua entre acusaciones de golpe de Estado y nuevos enfrentamientos

La mesa de diálogo nacional suspendió este miércoles en forma indefinida sus sesiones plenarias ante la falta de consenso entre las partes que buscan superar la crisis que atraviesa Nicaragua y que se ha cobrado la vida de al menos 76 personas.

"Dado que hoy no se ha logrado ningún consenso entre las partes, lamentamos vernos obligado, debido a esta falta de consenso, a suspender, por ahora, esta mesa plenaria de diálogo nacional", dijo el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes, al levantar la tercera sesión de ese diálogo nacional.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua, mediadora y testigo de ese proceso, sugirió al Gobierno y a su contraparte la creación de una comisión mixta de seis personas, tres de cada parte, a fin de que logren un consenso para superar este impasse.

En tanto, un grupo de pobladores "autoconvocados" para protestar contra el presidente Daniel Ortega al norte de Nicaragua fue atacado por "turbas" oficialistas, con saldo de un herido, denunció la activista Haydée Castillo. La Prensa local reporta varios heridos. 

El abogado Érick Rivera, originario de la ciudad de Ocotal, fue trasladado de emergencia a un hospital, con una herida en el brazo derecho, según la denunciante.

Castillo afirmó que los autoconvocados se manifestaban de forma pacífica a 107 kilómetros al norte de Managua, cerca de la frontera con Honduras, cuando los oficialistas atacaron con morteros artesanales.

El Gobierno de Nicaragua denunció este miércoles un intento de "golpe de Estado" en la reanudación de la mesa de diálogo nacional, en la que se planteó una reforma constitucional y el adelanto de las elecciones para el primer trimestre de 2019.

Esta agenda es "el diseño de una ruta para un golpe de Estado, es el diseño de una ruta para cambiar el Gobierno", afirmó el canciller de Nicaragua, Denis Moncada, tras comentar una propuesta presentada en ese foro, de 40 puntos.

El obispo nicaragüense Silvio Báez rechazó que esa propuesta sea un intento de golpe de Estado.

"Esto no es un golpe de Estado. Es muy grave esa acusación contra la mesa de diálogo", dijo Báez, uno de los obispos mediadores y testigos en ese foro instalado en Nicaragua para superar la crisis sociopolítica que se ha cobrado la vida de al menos 76 personas.

El líder religioso explicó que en Nicaragua existe una crisis política y que la Conferencia Episcopal, como comisión mediadora y testigo de este proceso, han elegido una agenda que busque salida a la actual situación atacando el problema de "raíz".

Por aparte, la Fiscalía General de Nicaragua desestimó que el joven Javier Alexander Munguía Mendoza muriera asesinado durante una protesta contra el presidente Daniel Ortega y, por el contrario, lo señaló de ser un ladrón.

El cuerpo de Munguía fue encontrado el 18 de mayo en la morgue del Instituto de Medicina Legal (IML), 10 días después de haber desaparecido cerca de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), donde permanecen atrincherados los universitarios, y que ha sido blanco de ataque por parte de las fuerzas de choque afines al Gobierno y los policías antidisturbios.