Todd Robinson garantiza apoyo de EE. UU. a Cicig

 

 

Todd Robinson garantiza apoyo de EE. UU. a Cicig

 

Todd Robinson, consejero para Asuntos de América Central del Departamento de Estado de Estados Unidos, afirmó este jueves que su país continuará con el apoyo a la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig).

 

De acuerdo con Robinson, la Cicig ha llevado a cabo un trabajo importante para Guatemala hasta la fecha, por lo cual “no hay riesgo” de que EE. UU. deje de otorgar apoyo financiero a la comisión.

 

Añadió que la ruta de Guatemala tiene que ser la lucha contra la corrupción y en ese sentido, “la herramienta más importante es la colaboración entre la fiscal General —Consuelo Porras—, la comunidad internacional y la Cicig”.

 

El mensaje de Robinson se da una semana después de que la consejera especial del presidente Donald Trump, Hellen Aguirre Ferré, afirmara que el gobierno de Estados Unidos considera “vital” la labor que Cicig hace en Guatemala.

 

Además, el mensaje se vincula con el interés de cuatro congresistas republicanos, Christopher Smith, Roger Wicker, Mike Lee y Marco Rubio, que intentan frenar US$6 millones a la Cicig, contra la que han cuestionado si tiene una colusión con Rusia para persecución contra la familia Bitkov, algo que el mismo Departamento  de Estado ha dicho que no hay pruebas al respecto.

 

Desde que el presidente Jimmy Morales declaró no grato al titular de la Cicig, Iván Velásquez, en agosto del año pasado, el gobierno ha adoptado una serie de medidas con la aparente intención de debilitar a esa misión internacional.

 

Desde viajes de funcionarios guatemaltecos a la ONU para desacreditar la labor del comisionado hasta el retiro de agentes de la PNC que custodiaban su sede, en la zona 14, se cuentan entre esas acciones.

 

En septiembre pasado, Jimmy Morales, apoyado por el fallecido alcalde capitalino Álvaro Arzú, arremetió contra la “intervención extranjera” que representaba, según él, el trabajo de Velásquez y la Cicig.

 

En febrero pasado, la canciller Sandra Jovel viajó a Washington, D. C. donde se reunió con el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, para exponerle una serie de quejas por el trabajo de la Cicig, entre estas, violaciones a la presunción de inocencia y a la seguridad nacional.

 

En junio de este año, en la casa del embajador de Guatemala en Washington, Manuel Espina, se desarrolló una reunión entre funcionarios de esa embajada y el asesor del presidente Trump, Jared Kushner, quien también es yerno del mandatario estadounidense.

 

Aunque la Cancillería negó que se abordara el tema de Cicig, distintos sectores criticaron que la reunión se desarrolló en secreto, pese a que se trataba de un importante funcionario del gobierno de aquel país.

Embajador Robinson vino al país en septiembre del 2014 en sustitución de Arnold Chacón. Se retiró en septiembre del año pasado. 

 

Durante su gestión, el diplomático estadounidense caracterizó por sus declaraciones incendiarias que le hicieron ganarse muchos detractores. No obstante, diferentes sectores lo consideraron como un aliado en contra de la corrupción. 

 

En junio del 2017, por ejemplo, llamó idiotas a cuatro diputados que contrataron una firma estadounidense para cabildear en su contra frente el gobierno de su país. 

 

Los legisladores se declararon ofendidos y le exigieron una disculpa pública que nunca se ofreció.