Trasladan a EE. UU. a seis niñas quemadas por la erupción del Volcán de Fuego

 

Trasladan a EE. UU. a seis niñas quemadas por la erupción del Volcán de Fuego

Las víctimas fueron transportadas en un avión del Ejército de Estados Unidos al hospital infantil Shriners, en Galveston, Texas. La aeronave despegó a la media noche de este miércoles.

La preparación para ser trasladadas duró más de cuatro horas. El ministro de Salud, Carlos Soto, dijo que se llevó ese tiempo porque tuvieron que cambiarles todo el equipo, como establece el procedimiento de los médicos norteamericanos.

"Son seis niñas las que se van, las más pequeña tiene 1 año y 6 meses, y la más grande, 16 años. Esperamos en Dios que regresen las seis", expresó el funcionario.

Las seis menores, tres internadas en el Hospital Roosevelt, dos en el San Juan de Dios, y una más en el Hospital Nacional de Escuintla, tienen quemaduras en las vías respiratorias y en entre el 60 y 40 por ciento del cuerpo.

Luego de la tragedia que provocó el Volcán de Fuego, el lunes llegó al país un grupo de médicos de Galveston, Texas, evaluaron a los 11 niños que resultaron quemados, de los cuales, seis tienen graves quemaduras, según el reporte del Ministerio de Salud.

El estado de salud de las niñas es estable, pero delicado, dijo este miércoles el director del Hospital San Juan de Dios, Edwin Bravo, “las quemaduras más graves que tienen las menores son en las vías respiratorias, el traslado de las menores a Texas es necesario, les va ayudar”, informó el médico.    

Las niñas que van a Texas, explicó la cartera de Salud, cuentan con el aval de los padres, la autorización de un juzgado, una carta de la Procuraduría General de la Nación, y el pasaporte, que, en este caso, Migración se encargó de tramitarlo, así como una visa humanitaria de la embajada de EE. UU.

De acuerdo con Óscar Pérez, vocero del Ejército de Guatemala, el traslado de las menores quemadas a EE. UU. sería en un avión de la fuerza aérea de ese país, el Air Force C-17, que tiene capacidad para funcionar como un hospital.

El "Shriners está preparado para responder a una tragedia de esta envergadura, ya que cuenta con hospitales pediátricos especializados en quemaduras en todo el país -EE. UU.-", dijo John McCabe, vicepresidente ejecutivo del hospital en un comunicado.

"Tenemos una profunda historia de movilización para responder a las tragedias en todo el mundo y nos hemos comprometido a ayudar a estos niños”, detalló McCabe.

Se informó que los pacientes con quemaduras críticas por lo general son tratados en la unidad de cuidados intensivos pediátricos debido a la gravedad de sus lesiones. Un equipo multidisciplinario estará pendiente de proveer cuidados en diferentes áreas a los niños quemados, que podrían incluir cirugía, tratamiento, rehabilitación y apoyo psicológico.

Dos de las víctimas de la tragedia son las hermanas Elsy Guadalupe y Melani Esperanza Aquino Ixpata, de 14 y 15 años, quienes viajarán acompañadas de su padre, Juan José Aquino.

Helga Klusmeier, de la Fundación para Niños Quemados de Guatemala, manifestó que los niños que van al hospital infantil Shriners son los que más atención médica necesitan. “Allá –Texas– recibirán atención especializada y esperamos que su salud mejore”, dijo.

Con relación a los niños que se quedan en el país, Klusmeier explicó que quedan bajo el abrigo de la unidad de niños quemados del Hospital Roosevelt, donde también hay medicinas y tecnología para su recuperación.

El martes por la mañana, el director del Hospital San Juan de Dios, Edwin Bravo, anunció que un niño de 8 años, víctima de la tragedia del volcán, murió a consecuencia de las graves quemaduras que tenía.