Salud desarticula la Unidad de Transparencia

 

El exfiscal Mynor Melgar renunció ayer, después de ser reubicado en un puesto ajeno al grupo que formuló 40 denuncias de posibles ilícitos en la cartera.

La posible sobrevaloración de compra de alimentos o infraestructura, pago de servicios no prestados o cobros indebidos en el Ministerio de Salud y Asistencia Social (MSPAS), forman parte de los hallazgos que la Unidad de Transparencia y Anticorrupción documentó y llevó ante el Ministerio Público durante el último año.

La unidad no ha sido suprimida, pero las acciones recientes en la cartera minan el trabajo del grupo creado en octubre de 2016, por la entonces ministra de Salud, Lucrecia Hernández Mack, y que desde enero estuvo a cargo del exfiscal Mynor Melgar.

Melgar presentó su renuncia ayer, luego de que se le reubicó en otra sección, para revisar los convenios interinstitucionales que ha suscrito la cartera. Dimitió, según explica, “preocupado porque la unidad es pequeña –apenas cuatro personas que nos repartimos todo el trabajo a nivel nacional– y con una que se mueva, se afecta el trabajo”.

Además, indica que se le trasladó sin efectuar ningún proceso de transición para explicarle los procesos al nuevo personal, lo que considera importante debido al giro de trabajo en la unidad. El grupo, cuenta Melgar, encontró diversas anomalías y la posible existencia de dos estructuras que efectuaban cobros ilegales por tramitar documentos que debe expedir Salud de manera gratuita. Los hallazgos surgieron mediante revisión documental y algunas entrevistas para conocer los procesos en el Ministerio.

Para desarrollar esas entrevistas, en el marco de una investigación administrativa, es necesario un proceso de generación de confianza que ya iba avanzado, pero los cambios recientes no favorecen, según Melgar.

Copiaron información

Cuando Melgar fue notificado de su nuevo puesto, el martes 3 de octubre, también llegó un equipo de informática que efectuó una copia digital de toda la información almacenada en la computadora que él utilizaba, alguna de la cual se le concedió bajo confidencia. “Cuando se hace un backup, uno ya no puede tener un control de qué ojos verán esos datos”, añadió.

Otro de los aspectos que llaman la atención de Melgar, es que el cambio ocurrió días después de las publicaciones en elPeriódico sobre las cartas que diputados y otros funcionarios enviaban a Salud para requerir plazas.

“Hay investigaciones que involucran autoridades locales en las áreas de salud, alcaldes, gobernadores, entre otros, y en Guatemala es complicado afectar esos intereses, y creo por eso se busca tratar de bajar el nivel del trabajo de la unidad”, puntualizó.

“Hay que contratar gente que sepa del tema”

El ministro de Salud, Carlos Soto, rechazó que la reubicación del jefe de la Unidad de Transparencia y Anticorrupción se interprete como su desarticulación. “Lo importante es que yo desde hace rato he estado tratando de fortalecer la unidad”, manifestó. Además, indicó que está entrevistando a exfiscales que saben del tema y que sean de confianza, para contratarlos en la unidad.

¿No confiaba en Melgar? “La verdad que no, por temas muy míos” los cuales no voy a detallar por teléfono, indicó Soto.

“Hay algunos proveedores conectados con las personas que se dedican a las compras en Salud”.

 

Información elPeriodico

ESTADO DEL TIEMPO

Go to top