Sin negociar con médicos, Salud acuerda aumento salarial

 

El ministro de Salud, Carlos Soto, y el sindicato mayoritario de esa cartera acordaron un aumento salarial para más de 57 mil trabajadores, negociación en la cual los médicos no fueron convocados.

 

El diálogo y consenso fue entre el ministerio y el Frente Nacional de Lucha, con lo cual el incremento favorecerá a 57 mil 560 trabajadores, incluido el gremio médico, según el funcionario.

 

El aumento será en porcentajes, de acuerdo con la propuesta que la cartera había presentado semanas atrás: 15% para los trabajadores que ganen menos de Q7 mil 250, 8% a los que devengan de Q7 mil 250 a Q15 mil, 5% al renglón 031 y un 2% al quienes tengan un sueldo mayor a Q15 mil.

 

 

Soto refirió que será a partir del 2019 que se hará efectiva la mejora salarial. “Ya está consensuado, solo lo vamos a firmar y a seguir los pasos legales con la Dirección Técnica del Presupesto y la Oficina Nacional de Servicio Civil para que esto comience a funcionar”, agregó.

 

La negociación cuenta con el beneplácito del presidente Jimmy Morales, dijo Soto.

 

 

Para efectuar el incremento, la cartera necesita Q460 millones. Soto dijo que se tendrá que reordenar el presupuesto del próximo año, aunque si se autorizan los Q7 mil 900 millones que se tienen previsto “será mucho más fácil”.

 

 

En la negociación no fueron incluidos los profesionales de la salud; según Soto, porque la obligación legal del ministerio es negociar con el sindicato mayoritario.

 

 

Desde el 25 de julio, los facultativos hicieron públicas sus demandas de dignificación salarial. Han salido a las calles y han suspendido la atención en la consulta externa de los hospitales, pero hasta ahora, sus demandas no han sido atendidas.

 

 

La semana pasado solicitaron en dos ocasiones una audiencia con el presidente Jimmy Morales para plantear sus demandas, debido a que Soto, según han dicho, no tiene "voluntad" en negociar. 

 

 

El incremento anunciado por el funcionario alcanza a los médicos, pero no llena sus exigencias. Ellos piden  que considere dentro del presupuesto del 2019 un total de Q601 millones para cubrir el incremento que solicitan, y esta petición es la que los mantiene desde el lunes frente al Congreso. Este jueves estarán presentes en la citación que el ministro tiene con dirigentes del partido de la Unidad de la Esperanza, pues esperan el apoyo de los diputados. 

 

 

"Estamo esperando que el Congreso nos apoye y que llame a la atención y ponga en su lugar al señor ministro y nos apoye", refirió la médica Carmen Henry, vocera del comité ad hoc del movimiento por la dignificación sindical.

 

 

"El aumento que él (Soto) otorgó al sindicato mayoritario lo aplaudo, que bueno que este tomando en cuenta el trabajo de los empleados y sindicalizados. Aunque por ley nos corresponde un porcentaje muy bajo a nosotros, por ley tenemos que recibirlo", agregó.

 

 

Pese a la petición de un mejor salario por parte del gremio médico, un análisis del ministro de Finanzas Públicas, Víctor Martínez, señaló que los profesionales en realidad no ganan el salario mínimo. Como ejemplo mencionó que tienen un salario base de poco más de Q5 mil mensuales, además reciben mensual un bono específico de salud, otro de reconstrucción administrativa, un bono del 25 por ciento por pacto, otro bono de 10 por ciento por beneficios y otro aporte del escalafón de antigüedad.

 

 

Si el factultativo tiene ocho años de servicio puede devengar al mes más de Q13 mil, lo cual puede aumentar conforme la  antigüedad. De esa cuenta, un aumento al salario base afectaría directamente los aportes en bonos por ser beneficios irrenunciables, agregó Martínez.

 

 

Amenaza de renuncias

 

 

"Soy enfático, si ellos quieren renunciar, que renuncien. No me van a provocar ningún problema si renuncian o no, es cosa de ellos", indicó el ministro de Salud con relación a la posible renuncia en bloque que los facultativos del hospital Roosevelt anunciaron la semana pasada, medida que también fue sometida a votación en la Asamble Nacional que los facultativos llevaron a cabo el lunes último. 

 

 

Trece semanas han transcurrido desde que los profesionales decidieron restringir las consultas externas. El ministro indicó que a partir de mañana (jueves) estas "tiene que comenzar a trabajar", haciendo cumplir un amparo que fue otorgado para garantizar el servicio para la población. De no hacerlo, los médicos podrían tener repercusiones, como destituciones y responsabilidades de caracter penal, según Luciano Patzán, asesor legal del Ministerio de Salud. 

 

 

"Les pido, les ruego que vayan a trabajar mañana, porque no había querido ejecutar el amparo y he estado pidiendo todos los días que trabajen y que sigamos con el diálogo y no hacen caso", dijo Soto, refiriéndose principalmente a los trabajadores del Hospital Roosevelt, en donde el servicio irregular ha sido más severo, según se informó. "Invito a los médicos que recapaciten que comencemos un diálogo de cero", para negociar el aumento que solicitan para el 2020, agregó el ministro. 

 

 

De acuerdo con Henry, los profesionales de la salud continuarán este jueves con las medidas que hasta ahora han tomado, como la restricción de las consultas externas; será luego de la reunión que tengan en el Congreso cuando definan qué pasos seguir en la negociación por el incremento salarial, pues la mejora salarial anunciada por el ministro, pese a que beneficiará a todos los trabajadores de la cartera, no utiliza una tabla escalafonada en la que se tome en cuenta la preparación académica. Según la médica, el incremento que recibirían sería de unos Q160 mensuales para los facultativos, lo que está lejos de sus peticiones. 

ESTADO DEL TIEMPO

Go to top