Diputados fantasma cobran pero no votan en el pleno

Diputados fantasma cobran pero no votan en el pleno

 

 

Diputados fantasma cobran pero no votan en el pleno

 

El Congreso se ha reunido nueve ocasiones para interpelar al titular de la cartera de Desarrollo Social, Carlos Velásquez Monge; cada mes, los diputados reciben Q9 mil 600 por asistir a las sesiones.

 

Pasadas las 11 horas de ayer, el presidente del Congreso, Álvaro Arzú Escobar, abrió la sesión plenaria para continuar con la interpelación al titular de la cartera de Desarrollo Social, Carlos Velásquez Monge. El tablero en el hemiciclo marcó la presencia de 79 y 80 diputados, número que se mantuvo durante los 45 minutos que duró la sesión antes que fuera suspendida ante la falta de quórum.

 

Pero de acuerdo a los registros de asistencia, 113 congresistas estuvieron presentes en toda la sesión, 20 no acudieron y 25 aparentemente presentaron excusa para no llegar.

 

El diputado Luis Hernández Azmitia avanzaba en la pregunta 51 de las 130 que se tienen previstas al ministro de Desarrollo. “¿Número de usuarios que han sido beneficiarios por cada programa social por cada departamento del país desde el 1 de enero al 20 de noviembre del año pasado?”, preguntó el legislador, esto mientras que la mayor parte de diputados presentes se mostraban ajenos a la interpelación.

 

Lo mismo ocurrió en la sesión del pasado martes, que registró 109 congresistas pero dentro del pleno el número estuvo entre los 79 y 85.

 

Esto implica que cada diputado cobre una dieta mensual de Q9 mil 600 por asistir al recinto. Por los 158 legisladores, el Congreso eroga mensualmente Q1.5 millones para dicho rubro.

 

Los representantes de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) son quienes más se han ausentado, aunque aparecen como presentes en las sesiones.

 

 “La UNE lleva más de 300 candidatos a alcaldes”, dijo Carlos Barreda, subjefe de la agrupación, al justificar una de las razones por las que no asisten al hemiciclo, ya que sus diputados están en la fase de asambleas, dijo.

 

Velásquez Monge –quien ha asistido a nueve sesiones– indicó que su presencia en el pleno no implica pérdidas económicas para el Estado, pero sí de tiempo. Agregó que la interpelación impidió su asistencia a la reunión internacional de ministros de Desarrollo convocado por la Organización de Estados Americanos (OEA).