Ejecutivo detiene compras sin licitar ante el impase del estado de Calamidad

 

 

Ejecutivo detiene compras sin licitar ante el impase del estado de Calamidad

 

El estado de Calamidad no fue aprobado ni improbado por el Congreso y ante la incertidumbre de si está vigente o no el Ejecutivo decidió no hacer más compras para evitar problemas legales en el futuro.

 

La postura del Ejecutivo fue revelada el lunes por el ministro de Finanzas, Julio Héctor Estrada, luego de participar en una reunión de la instancia de Jefes de Bloque del Congreso.

 

“Nuestra interpretación para ser muy breve es que, normativamente no hay una base. Creemos que el Congreso debe aprobar o improbar —el estado de Calamidad—“, señaló el ministro cuando le consultaron si consideraban vigente el estado de excepción.

 

El funcionario afirmó que “lo que si hay” son unas resoluciones de la Corte de Constitucionalidad (CC) del 2014 en la cual se dictamina que ante la ausencia de aprobación o por decirle de otra manera “silencio administrativo” este se imprueba

 

Pero afirmó que no hay nada seguro porque no existe una jurisprudencia sobre el caso en mención.

 

“Ante la incertidumbre la opción que hemos tomado en el Ejecutivo ha sido detener los procesos en lo que se resuelve la aprobación o aprobación por parte del Congreso. Es un tema de discusión entre jurídicos, se está tomando la posición más conservadora y a nivel de sistemas nosotros tenemos el switch apagado”,  agregó el ministro.

 

Estada señaló que no obstante a la postura del Ejecutivo las instituciones podrían hacer compras directas y defenderlo con un dictamen jurídico, pero “lo hacen en base a su riesgo”.

 

“Creemos que el camino correcto es que el Congreso lo apruebe o impruebe. De parte de la bancada y el Ejecutivo se ha solicitado que el tema se agende”, aseveró el ministro.

 

Una revisión en guatecompras.gt confirmó lo que el funcionario indicó ya que desde el pasado 6 de junio ya no se han subido concursos para compras por el estado de Calamidad.

 

El pasado 6 de junio los diputados del Congreso no lograron el quórum necesario para poder someter a votación la aprobación o no del estado de Calamidad por la emergencia en el Volcán de Fuego y su vigencia causa incertidumbre.

 

Al cerrar la sesión el presidente del Congreso Álvaro Arzú Escobar no mencionó si el estado de Calamidad que envió el Ejecutivo quedaba en vigencia o no y tampoco convocó a otra sesión extraordinaria. Pero hay criterios divididos entre los parlamentarios de distintas bancadas.

 

El parlamentario Óscar Argueta, de la Unidad Nacional de la Esperanza, consideró que el estado de Calamidad sigue vigente.

 

Su argumento es que este es un decreto legislativo que está en vigencia y que el Congreso hizo parte de lo que la Ley manda “conocer la ampliación” y que lo que no ha hecho es aprobarlo, modificarlo o improbarlo por lo que este sigue en vigencia.

 

Este criterio no es compartido por el congresista Juan José Porras, de Visión con Valores, quien considera que, si bien la solicitud de ampliación se conoció por primera vez ayer en el Congreso al pasar los tres días que menciona la ley para aprobarlo, modificarlo o improbarlo, este quedaría automáticamente improbado.

 

El legislador Fernando Linares-Beltranena, del Partido de Avanzada Nacional, consideró que es necesario que exista una sesión de la instancia de Jefes de Bloque para que se agende una nueva sesión extraordinaria.

 

“Se tiene que continuar con este tema que es tan importante. Creo que lo podemos seguir conociendo el pleno es soberano”, aseveró Linares-Beltranena.

 

Para el martes y miércoles de esta semana están convocadas dos sesiones extraordinarias, pero en ninguna de ellas se agendó volver a conocer el estado de Calamidad y votar para su aprobación o improbación.