Gobierno busca declarar Estado de Calamidad para emergencia alimentaria

 

 

 

Gobierno busca declarar Estado de Calamidad para emergencia alimentaria

 

En el país hay 300 mil familias en riesgo de padecer hambruna y el MAGA tenía conocimiento de que se enfrentarían a este problema desde hace un año.

Al gobierno de Jimmy Morales se le acaba el tiempo para abastecer de alimentos a las familias víctimas de la sequía prolongada en el país. El vicepresidente Jafeth Cabrera anunció que espera un dictamen de la Procuraduría General de Nación (PGN) que permita crear un contrato abierto sin licitar, y de no ser posible, instalarán la próxima semana una mesa técnica en donde se busque la creación de un Estado de Calamidad por inseguridad alimentaria.

 

Cabrera indicó que les urge hacer la compra de alimentos porque es en octubre cuando todas las víctimas de la sequía empiezan a quedarse sin comida.  Cabrera culpó de este atraso en la compra de granos básicos a los procesos que impone la Ley de Contrataciones para crear un contrato abierto, que consiste en seleccionar a tres proveedores para que durante un año sean los únicos en abastecer alimentos al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA).

 

Durante la tercera reunión del Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Conasan) que se realizó ayer, se estableció que hay 300 mil familias en riesgo de padecer hambruna en Chiquimula, Zacapa, El Progreso, Baja Verapaz, Totonicapán y Huehuetenango.

 

Un presupuesto afectado

 

El Vicepresidente indicó que el Ministerio de Finanzas trasladará Q200 millones al Viceministerio de Seguridad Alimentaria (Visan), la instancia del MAGA que se encarga de responder a este tipo de crisis. El Visan sólo cuenta con Q35 millones para la compra de granos básicos.

 

Según el Sistema de Contabilidad Integrada (Sicoin), el MAGA modificó y redujo en más de la mitad el presupuesto de los recursos del Visan. Los Q123.2 millones asignados a ese Viceministerio se disminuyeron hasta Q80.5 millones.

 

Se ha denunciado desde el año pasado la reducción de fondos para atender la crisis y la falta de granos en bodega.

 

La reducción presupuestaria afectó a los programas que consisten en asistencia alimentaria a la población vulnerable a riesgos o desastres (Q21 millones 439 mil 405) y el relacionado a la entrega de alimentos por acciones realizadas para el desarrollo de las comunidades (Q19 millones 354 mil 907).

 

Una crisis advertida

 

Desde hace un año el MAGA y el resto de miembros del Conasan fueron advertidos de que se esperaba una sequía prolongada. Desde octubre de 2017 se venció el contrato abierto de alimentos del MAGA, el cual sólo intentaron licitarlo de una forma concreta en diciembre de ese año. Después de esa fecha, las acciones para solucionar este problema de escasez de granos siempre se quedó en la etapa de preparación, según las respuestas que comunicación social del MAGA ha dado a elPeriódico desde marzo de este año.

 

El 7 de septiembre la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) estableció alerta roja por crisis alimentaria en los departamentos en donde tuvo impacto la sequía. Fue hasta esa ocasión que el MAGA admitió que no contaban con alimentos en sus bodegas para atender la crisis.

 

El hambre, la razón de migración

 

Por medio de un comunicado de prensa, la embajada de Estados Unidos (EE. UU.) en Guatemala informó las conclusiones de la visita que realizó esta semana Kevin McAleenan, comisionado de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. “Durante su visita a Quetzaltenango en el Altiplano Occidental, la región con las más altas tasas de emigración, el comisionado aprendió de primera mano sobre algunas de las causas que impulsan la migración ilegal, incluyendo la pobreza, el desempleo y la corrupción, y vio esfuerzos financiados por los EUA para mejorar las condiciones económicas”, detalló la sede diplomática estadounidense.