Mides dejará de alimentar a afectados por la erupción del volcán de Fuego

 

 

 

Mides dejará de alimentar a afectados por la erupción del volcán de Fuego

 

 

Las más de 3 mil personas que viven en albergues temporales desde la tragedia dejarán de recibir alimentos el 31 de diciembre.

 

 

La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) reporta que 3 mil 147 personas están albergadas luego de la erupción del volcán de Fuego, registrada el 3 de junio de 2018, a la espera de trasladarse a una vivienda fija. De ellas, 634 permanecen en centros educativos públicos en Escuintla.

 

 

El Ministerio de Desarrollo Social (Mides) informó que será hasta el 31 de diciembre que servirán a los damnificados los tres tiempos de comida.

 

El vocero de la Conred, David de León, explicó que se construirán cocinas compartidas en las fincas La Industria y Santa Isabel, para que las familias puedan empezar a preparar sus propios alimentos. Mientras que, en los albergues, serán los damnificados los que deberán buscar la manera de conseguir su alimentación.

 

 

El alcalde de Escuintla, Abraham Rivera, señaló que se espera que las familias vuelvan a sus viviendas en enero próximo y así desocupar las sedes para el año escolar. Sin embargo, reconoció que aún no se cuenta con una planificación para el traslado y la autorización del Gobierno central.

 

 

INCERTIDUMBRE

 

 

Thelma del Carmen López, quien se encuentra alojada en el Instituto Experimental Carlos Samayoa Chinchilla, en Escuintla, junto a 60 familias más, aseguró que las autoridades no les han informado si deben retirarse, regresar a sus hogares o trasladarse a los albergues de transición unifamiliares (Atus).

 

 

Una de sus mayores preocupaciones es la actividad que mantiene el volcán. El 19 de noviembre, la Conred evacuó nuevamente a no menos de 4 mil personas por el descenso de flujos piroclásticos y constantes explosiones con columnas de ceniza. López explicó que, en esa ocasión, las familias volvieron a ingresar a los albergues pero solamente se les permitió quedarse por 72 horas, luego tuvieron que regresar a sus viviendas.

 

 

“Nosotros tenemos mucho miedo, el suelo tiembla y se escucha todo muy fuerte. No queremos pasar por lo mismo”, dijo la entrevistada.

 

 

Parte de los inconvenientes para retornar a su comunidad es la falta de acceso a agua potable y electricidad. Hasta la fecha, camiones trasladan agua para solventar el servicio. Además varios techos están arruinados por la caída de ceniza.

 

 

Los albergados afirman que no poseen el dinero necesario para arreglarlos porque se encuentran desempleados. La mayor parte de las familias trabajaba en fincas de café o bien vendía fruta y alimentos dentro de la comunidad.

 

 

Rivera mencionó que los albergados en los institutos provienen de las aldeas El Rodeo y Santa Rosa, donde los hogares no fueron enterrados. “Ellos ya pueden regresar”, afirmó.

 

 

Aseguró que varios pobladores están en sus viviendas pero aún no cuentan con las condiciones adecuadas para habitarlas con regularidad.

 

 

SIN AVANCES

 

 

El ministro de Comunicaciones, José Luis Benito, explicó que el proyecto de construcción, urbanización y vivienda, denominado La Dignidad, se encuentra detenido. Esto debido a que un grupo de personas no ha permitido el ingreso de la empresa encargada y ha solicitado que se realicen mejoras al diseño. Benito manifestó que de no llegar a un acuerdo el proyecto quedaría liquidado.

 

 

3,147 personas permanecen aún en los albergues habilitados por la Conred.