SP desconoce el paradero de Banny Zambrano, condenado por haber matado a su esposa

 

 

SP desconoce el paradero de Banny Zambrano, condenado por haber matado a su esposa

El Sistema Penitenciario (SP) informó este martes que desconoce el paradero de Banny Yhans Zambrano Llamas, quien se encontraba en el sector nueve de esa prisión luego de haber sido condenado el 14 de noviembre del 2017.

"Desde ayer en conteo de la tarde no aparece Banny Zambrano, por lo que se hizo un conteo nuevamente y no se localizó", informó Juvell  de León,  director del Sistema Penitenciario.

De León añadió que Banny Zambrano pudo haber salido de la cárcel vestido de mujer, extremo que no se ha confirmado y se corroborará al examinar las grabaciones de las cámaras de seguridad.

Según la investigación del Ministerio Público, el crimen contra Mitzie Alejandra Sánchez Makepeace ocurrido en el 2014 habría sido efectuado por Zambrano para cobrar un seguro de vida por US$325 mil —unos Q2.6 millones—, del cual él era único beneficiario.

El 14 de noviembre del 2017, el Tribunal Pluripersonal de Sentencia de Femicidio encontró culpable a Zambrano Llamas de los delitos de femicidio y simulación de delito.

Mitzie murió a causa de una golpiza a manos de su conviviente en el interior de su vivienda en el condominio Santa Mónica II, ubicado en el kilómetro 16.5 carretera a El Salvador, Fraijanes, detalló el Ministerio Público.

La fiscalía había solicitado 52 años de cárcel. El proceso penal duró más de tres años por los recursos interpuestos por la defensa de Zambrano.

Los jueces resolvieron que se investigara a familiares del sentenciado porque había indicios de que que presenciaron los hechos, según dijo Rodolfo Díaz, querellante adhesivo por parte de la Fundación Sobrevivientes.

Según las pesquisas del Ministerio Público, el crimen ocurrió el 2 de julio del 2014, en la residencia de la pareja, ubicada en Condado Santa Mónica, Fraijanes.

Los investigadores revelaron que Zambrano Llamas habría matado a su esposa a las 12.05 horas, y la causa de su muerte fue estrangulamiento, según dictámenes del Instituto Nacional de Ciencias Forenses.

El acusado también tenía un seguro de vida por US$453 mil —unos Q3.6 millones—, y el 75 por ciento le correspondería a la madre y el 25 por ciento a su esposa.

 

De acuerdo con las pesquisas, Zambrano Llamas salió de su residencia con el cadáver de su esposa en el baúl del automóvil, y se dirigió a la sede central del MP a denunciar que esta había sido secuestrada, para simular el crimen.

El victimario contó a los investigadores que le exigían Q600 mil para liberarla y los secuestradores se comunicaban con él a través de mensajes de texto.

Horas después, las autoridades trataron de hablar con él para comenzar las pesquisas, pero ya no respondió su celular.

Después de haber presentado la denuncia se dirigió a la zona 4, para abandonar el cadáver.

Un testigo dijo que vio cuando Zambrano Llamas dejó el automotor, después de las 13 horas, estacionado en la vía 5, ruta 1, zona 4 capitalina.

También se estableció que el acusado colocó sistema de posicionamiento global (GPS) al auto, con el objetivo de vigilar a su esposa. Ella nunca se enteró de que el aparato se encontraba en su automotor, según el MP.

 

Información Prensa Libre