Ese me gusta pa` mi hija

 

Ese me gusta pa` mi hija

Por VINICIO Aguilar

 

Frase más de mamá cuando la hija llega a la adolescencia, porque de papá difícil saldrá decirlo, creo que a ellas les recuerda su propia época, cuando el XXX o el Carlos Rafael o el colochito o el de la selección de fut o básquet  les movía el suelo y les alborotaba las cosquillas muy cerca del ombligo y las hacia caminar más coquetas  que lombriz en tierra caliente.

 

Alguien diría que en el ambiente hay tanto tema candente, como la  locura por el mundial de fut bol, las “cantadas” del presidente Morales, Trump y sus desatinos, el clima, las victimas del volcán de Fuego, la violencia, los casos de alto impacto y bajo sustento jurídico, los políticos haciendo campaña y el TSE haciéndose de la vista gorda, los de Emetra y PNC sobornando, Ben Kei Chin bailando y cuanto incrédulo confiando en los pronósticos que el INSIVUMEH  está dando.

 

Pues sí, hay mucho pero me llamo la atención lo que una colega dijo, cuando mostraba orgullosa la foto de su preciosas hija a la que ya le andan unos cuantos  “guapos” chavitos  coqueteando, pero siempre hay uno más  “pilas” que otro y por  aventado les va sacando delantera, al menos con la que podría ser su futura y quizá primera suegra.

 

Dos cosas note, el orgullo de madre y como ella también  retrocedió a su momento cuando “el colochito” que ahora ya debe estar “ruco” le movía las aguas, la ponía nerviosa y la hacía suspirar y que no se atrevió hacerle la entrada, pero que de pronto fue lo mejor.

 

De mi colega  omitiré el nombre, pero le prometí que con sus datos, gestos y brillo de sus ojos al ver las fotografías de su adolescente hija y hablar de los que aspiran a ser sus yernos, daba pie a escribir sobre algo bonito, agradable, que a la hora de ver cómo han cambiado los tiempos y recordar cómo fue en la época suya -ya no digamos en la mía- coincidimos en que los papas siempre escogemos al que a nosotros nos llega, nos agrada y con ojos de madre, el más guapo y de  atributos externos se vean.

 

La colega con un gesto de ojos abiertos como preparada a que le colocaran colirio, lanzo un suspiro y dijo “a mí me traía loca  uno de la selección, al verlo los nervios se apoderaban de mí y ese día el sol brillaba, y no sé si por chiveado o despistado se hacia el loco y no me pelaba”.

 

Fue en su época de estudiante y ahora de madre como buena comunicadora nos contó,  que vio al tal CR (que nada tiene que ver con el futbolista) y que está tan acabado, que le da gracias a Dios que en ese momento la ignorara o bajara la mirada. 

 

Así son las cosas en el terreno de los primeros amores, si de contar se trata todos tenemos anécdotas de anécdotas, unas más multicolores que otras.

 

Como cuando los papas coinciden en decir que “si es buen hijo será buen novio y por lo mismo esposo”…que si al muchachito se le olvido lo que aprendió en casa y salió más largo que la cuaresma, por supuesto  que los hay muchos  que si continuaron al pie de la letra la norma educativa  y son buenos prospectos para el futuro, pero no a corta edad.

 

Los hijos e hijas escogen, ambos proponen, unos papas se oponen, otros no, pero al final la vida es de darse, de vivirla, de aventarse sin despegar los pies del suelo, la vista hacia el cielo y a esa edad, de sueños, de coqueteos, de sacar musculo y bajar peso, de ilusiones de colegio y amores de universidad, todo debe ir en busca de la felicidad ¡!