Tacos, pupusas, Guess, Prada o de la Mega

 

 

 

Tacos, pupusas, Guess, Prada o de la Mega

 

 

Por VINICIO Aguilar

 

 

Se dice mucho de la gente que no se complica “pa” comer y Vestir, de las que no son nada melindres y que le entran a todo, hoy pueden estar en la taquería, mañana en Jean François, pasado en la Pupuseria y el “finde” entre Guiseppe Verdi o lo San Martin;   igual pueden vestir de Victoria`s Secret, Guess, Prada y Calvin Klein o se dieron un pasó por  la Mega o el Mercadito, donde compraron una prenda de Zara con etiquetas y un Top Adidas.

 

 

Obvio acá se excluye a quien desde cuna comen y visten bien y se incluye a los nuevos “riquillos” o a los que los “tatas” más las mamas los hicieron así, y me confieso que en ciertas -muy pocas- yo he sido un “cacho”  lleno de vainas para comer y vestir, pero como todos los días se aprende, hay va el relato siguiente;  si bien hay algo de mí, mas va hacia las personas que no se enmarañan y son lindas por fuera y por dentro, comiendo “cochinita pibil” o un Lomito Porccini, una revuelta de chicharrón con queso o Scalops con Palmito.

 

 

Leí un mensaje de WhatsApp que decía: “me da los mismo ropa de marca que del mercado, comer en los mejores restaurantes  o al pie de la calle” que tal, me gusto, es más, me impacto en particular porque así se vive más fácil, más sencillo, lo material no importa, dicen por ahí “el habito  no hace al  monje”.

 

 

En una oportunidad y bien acompañado me perdí comer una granizada, porque le vi las uñas al  sudado vendedor y  tiempo atrás las orejas peludas al bien vestido mesero de Jack’s. Claro, esto nada tiene que ver con preferencia, como a la persona que no le gusta mucho los quesos o anda ya algo “maluca” con los lácteos, o el que no come picante, la que prefiere una margarita y la que toma “chela” incluso el que no toma licor y el bolo que le entra grueso, pero estos casos nada tienen que ver, con los que son llenos de “babosadas” a la hora de comer, donde doña Paca o la Moliviatis    

 

 

De igual con el vestir, obvio un par de tenis Nike son más bonitos que unos Bracos de Sport 2000, unos Nine West que no joden el pedicure ni raspa el french con Gelish y hay hasta medios números; lo jodido seria que si no viste así o calza de marca no entre al festín; quien escribió ese chat tiene toda la razón “lo mismo me da”  por supuesto he ahí el mensaje de este escrito, seguridad con uno mismo…!!!!, lo material al final es solo eso, un buen conjunto de finos hilos, cuero de especies en extensión, pelos de los calvos Elefantes, plumas de despellejados gansos mesclados con producto de Pollo Rey o chalecos de la familia Peluche o de un fallecido oso o nutria para fabricar un abrigo de Mink.

 

 

Gracias a la Paca, (pero no García) miles, por no decir unos cuantos millones de personas en Guatemala se visten bien, lucen Nice, a las damas le asienta y talla muy justa los jeans levanta nalgas, sus sugestivas campañas publicitarias hacen que “hasta en las mejores familias”  compren barato y lo metan en bolsas que guardan como tesoros del viaje a Miami que hicieron hace como  6 años, antes que les quitaran la Visa.

 

Hay que vestir bien y comer sano, pero mejor hay que alimentar el interior para robustecer el exterior, y escuchar la canción de Rubén Blades, “la chica plástica” pero para bailar salsa y aprender del mensaje  que manda el fantástico compositor. Plástico o piel